Inspiraciones

LUNA NUEVA EN LEO, 23 DE JULIO

La fase oscura de la luna nueva está asociada con la fertilidad de la profundidad de la tierra desde donde todo crece, el vientre materno del que sale la vida, por lo tanto, marcan momentos idóneos para sembrar a través de la intención aquello que queramos cultivar.

Esta luna llena ocurre en Leo a la cual se une otro agente de fuego, Marte. Esta conjunción o unión de tres, el sol, la luna y Marte en el signo de Leo abren el portal del gran eclipse solar que también ocurrirá en este mismo signo a fines de agosto. 

Los nodos lunares que representan el eje evolutivo, en el cual el nodo sur es el pasado del cual venimos y el nodo norte lo nuevo a integrar dentro de la psiquis individual y colectiva, han hecho su ingreso en el eje de Acuario/Leo en mayo potenciando el mensaje leonino que esta luna llena ayudará a cementar. Los eclipses se producen, desde nuestro punto de vista terrestre, cada vez que una luna nueva o luna lleva coincide con los nodos lunares (punto astronómico en el espacio).

Y, ¿qué es lo que nos enseña Leo? ¿Qué es lo que esta luna nueva nos indica que cultivemos?

La autenticidad pura y absoluta que viene desde lo más profundo y verdadero de nuestro ser. El arquetipo de Leo en su vibración más alta nos habla de crear una visión de vida que represente lo más verdadero que llevamos dentro, sin miedo a los prejuicios y  tabúes externos, nos enseña a sostenernos en una absoluta seguridad en nosotros mismos sin llegar a la arrogancia, a jugar con absoluta espontaneidad sin caer en la irresponsabilidad, a tener orgullo de nuestra expresión individual sin llegar a la soberbia, a darnos en generosidad sin necesidad de adulaciones externas, a crear desde el ego corazón en vez desde el ego mente para luego ofrecerlo al mundo como un regalo. Ya que solo cuando creamos desde este punto de partida podemos crear algo, que no solo refleja nuestra expresión más única, sino que además se convierta en un aporte para otros, quedando así integrada la polaridad Acuariana, del bien global, ante todo. 

 

Todos tenemos Leo en alguna parte de nuestra impronta astral, independientemente de que tengamos el sol en este signo o no, y aquella zona de la impronta natal regida por Leo nos indica las maneras más específicas en las que aplicar todo esto. 

Antes mencioné que Marte se unirá a este baile de tres aportando aún más fuego e intensidad. Marte se acercará y cederá sus cualidades de abrir caminos para otros, su imperturbable valentía y su indomable impulsividad al padre Sol para que este la transforme en una visión sostenida en el tiempo con los ingredientes Leoninos poniéndolos en el vientre oscuro de la luna nueva para que esta los geste.

Hablo del sol y del corazón ya que Leo está regido por el Sol y rige el Chakra del corazón o “Anahata” 

por su nombre en Sánscrito (idioma védico). 

Urano observa todo esto desde Aries, otro personaje de fuego, añadiendo su chispa a un baile ya bastante animado. En la medida en la que podamos responder a los cambios inesperados con espontaneidad y presencia podremos utilizar estas energías que contienen tanta chispa divina para crear en vez de destruir a través de la contracción y el conflicto generados por el miedo a lo desconocido.

Así que aprendamos a rugir como leones sentados en el trono de nuestros propios corazones ya que solo así podremos brillar y aportar luz a todo lo demás de forma indiscriminada igual que hace el sol con nosotros. 

Hay otro aspecto a mencionar que también aportará lo suyo a este momento, es la oposición entre Venus y Saturno, en toda oposición se trata de buscar el equilibrio entre las dos energías que se “enfrentan” para poder integrarse. Así que, en vez de temer a Saturno como el gran limitador de nuestros placeres Venusianos, usémoslo para darle estructura y forma a nuestras conexiones humanas, a nuestras relaciones, a nuestros asuntos económicos. Aprendamos del gran maestro Saturno que nos enseña sobre los tiempos en la Tierra e igual que un escultor trabaja minuciosamente en el tiempo y en el espacio para dar forma a su obra que comenzó como una inspiración (Venus) dentro de sí mismo, nosotros podemos utilizar esta oposición para dar forma sostenible a nuestros más valiosos deseos. Todo aquello que no aguante el peso de esta “aparente limitación” (Saturno) habrá probado no ser necesario para continuar nuestro camino.

¡Bendiciones y feliz viaje a todos!

Imagen de Chani Nicolas

Anterior Siguiente
 

Contacto

Sesiones

X

Suscribirse al Newsletter

Ingrese su email para recibir las últimas novedades