Inspiraciones

LUNA NUEVA EN ESCORPIO

Luna Nueva en Escorpio
26 grados de Escorpio

18 de noviembre, 5:21 (+7)

 

Continuamos bajo la temporada de Escorpio y como hemos podido observar, desde que Júpiter ingresó en este signo, el gran destape en tema de abuso sexual no ha cesado. El movimiento #metoo (#yo también) ha revolucionado al mundo. Los ultrajes cometidos en contra del principio femenino, que llevan ocurriendo durante siglos, necesitan ser expuestos para que podamos tener una conversación clara y abierta sobre ellos, esto es exactamente lo que el arquetipo de Júpiter en Escorpio ha activado en el colectivo humano.

 

El Sol y la Luna se unen en sagrado matrimonio este sábado en el signo que tradicionalmente ha sido vinculado con la unión sexual. La luna en Escorpio mira en profundidad en busca de la causa raíz de todo lo que ocurre. Este constante desenmarañar en búsqueda de un mayor entendimiento del porqué de nuestros traumas o patrones psicológicos nos puede dejar aún más traumatizados si no tenemos una manera sana de integrar y transformar estas energías.

La diosa oscura, asociada a la fase oculta de la luna nueva y al signo de Escorpio, es uno de los aspectos menos entendidos y más distorsionados de nuestra madre luna. Esta es la fase de disolución en el gran vacío de la oscuridad del cual la vida vuelve a emerger. Es el vientre materno cálido y oscuro donde el feto toma forma, es la tierra fértil y húmeda donde la semilla germina para dar lugar a lo que un día será la planta, es el espacio de materia oscura entre las estrellas en el espacio, que al contrario de lo que la comunidad científica solía sostener, bulle con energía creativa. Los seres humanos hemos perdido el ritmo con estos aspectos cíclicos de la naturaleza. Nos estremecemos y cambiamos de tema ante la mención de la muerte, los finales, lo oscuro… Y en este constante evitar, relegamos estos aspectos a los rincones más recónditos de nuestra psiquis donde residen distorsionados.

Esta luna nueva en Escorpio nos presenta la oportunidad de reconectar con el aspecto regenerativo de la energía femenina. El pudridero que utilizamos para convertir los desechos orgánicos en abono es la imagen perfecta para esta luna nueva, y sé, que al usar esa palabra comenzarán a surgir todo tipo de imágenes e ideas negativas en nosotros.

La producción de abono conlleva que pongamos los desechos orgánicos en algún recipiente o espacio oscuro y cálido donde las bacterias se encargarán de transformarlos en tierra fértil que sustentará nueva vida.  Este vientre oscuro de donde surge vida es la luna nueva en Escorpio.

Cuando ponemos demasiado énfasis en el principio masculino de la acción, la producción, el beneficio, etc., y rechazamos el femenino, creamos un mundo en desequilibrio como el que tenemos en el cual todo vale en nombre del dios del dinero. Nos pasamos la vida haciendo en vez de siendo, saqueando los recursos naturales de la Tierra sin respiro, no damos tregua ni nos la damos, vivimos acelerados y cada vez dormimos menos, rechazamos la vejez como algo obsoleto, vulneramos la infancia de nuestros niños llenándolos de actividades que no dejan espacio para el aburrimiento y la imaginación. No hay espacio para los procesos femeninos, se alega que no producen beneficios. En mi opinión esto necesita revisión inmediata.

La luna estará en cuadratura con el eje nodal empujando el proceso de reciclaje de viejos traumas (Nodo sur en Acuario), a medida que vamos colocando estos en la caldera alquímica de la luna nueva (Nodo norte en Leo), podemos comenzar con el proceso de transformación y convertir estas turbias energías en el líquido dorado de la ascensión.

Esta unión entre sol y luna en Escorpio la reproducen la conjunción de Pluto (dios del ultramundo) y Juno (la diosa de la unión matrimonial) en Capricornio redefiniendo los parámetros de la institución del matrimonio. Ninguno de estos temas escapa de la caldera

Una manera de utilizar estas energías cósmicas de manera constructiva puede ser escogiendo aquello que estemos preparados para soltar y colocándolo en el vientre de la luna nueva para que sea regenerado. Esto lo podemos hacer a través de muchos rituales o prácticas regenerativa como la escritura libre, la interpretación de nuestros sueños, pasar tiempo en la naturaleza, las terapias con plantas medicinales o respiración, la práctica del tantra o sexualidad sagrada, etc.

O podemos simplemente reflexionar y preguntarnos qué aspecto del arquetipo de la diosa oscura es el que el más nos aterra o evitamos a toda costa. ¿Es la idea de la muerte? ¿Es la vejez? ¿Es el miedo al cambio y a lo desconocido? ¿Es quizás el aparente caos de la pérdida del control? ¿Es la incertidumbre del vacío? ¿Es la oscuridad o la aparente desolación de la naturaleza muerta en invierno? ¿O los espacios abiertos como el mar abierto o el desierto? ¿Son quizás los instintos sexuales que nos avergüenzan? Os dejo con este ejercicio… y recordad, Escorpio no le hace caras a nada…

 

¡Bendiciones y Feliz Viaje!!!
Imagen de Deviant Art.

Anterior Siguiente
 

Contacto

Sesiones

X

Suscribirse al Newsletter

Ingrese su email para recibir las últimas novedades